Gén.11.1. Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras.

Gén.11.2. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se estabecieron allí. 

Gén.11.3. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.

Gén.11.4. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.

Gén.11.5. Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.

Gén.11.6. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.

Gén.11.7. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.

Gén.11.8. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.

Gén.11.9. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel [compárese al hebreo balal, “confundir”], porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.

Gén.11.10. Estas son las generaciones de Sem: Sem, de edad de cien años, engendró a Arfaxad, dos años después del diluvio.

Gén.11.11. Y vivió Sem, después que engendró a Arfaxad, quinientos años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.12. Arfaxad vivió treinta y cinco años, y engendró a Sala.

Gén.11.13. Y vivió Arfaxad, después que engendró a Sala, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.14. Sala vivió treinta años, y engendró a Heber.

Gén.11.15. Y vivió Sala, después que engendró a Heber, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.16. Heber vivió treinta y cuatro años, y engendró a Peleg.

Gén.11.17. Y vivió Heber, después que engendró a Peleg, cuatrocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.18. Peleg vivió treinta años, y engendró a Reu.

Gén.11.19. Y vivió Peleg, después que engendró a Reu, doscientos nueve años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.20. Reu vivió treinta y dos años, y engendró a Serug.

Gén.11.21. Y vivió Reu, después que engendró a Serug, doscientos siete años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.22. Serug vivió treinta años, y engendró a Nacor.

Gén.11.23. Y vivió Serug, después que engendró a Nacor, doscientos años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.24. Nacor vivió veintinueve años, y engendró a Taré.

Gén.11.25. Y vivió Nacor, después que engendró a Taré, ciento diecinueve años, y engendró hijos e hijas.

Gén.11.26. Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán.

Gén.11.27. Estas son las generaciones de Taré: Taré engendró a Abram, a Nacor y a Harán; y Harán engendró a Lot.

Gén.11.28. Y murió Harán antes que su padre Taré en la tierra de su nacimiento, en Ur de los caldeos. 

Gén.11.29. Y tomaron Abram y Nacor para sí mujeres; el nombre de la mujer de Abram era Sarai, y el nombre de la mujer de Nacor, Milca, hija de Harán, padre de Milca y de Isca.

Gén.11.30. Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo.

Gén.11.31. Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.

Gén.11.32. Y fueron los días de Taré doscientos cinco años; y murió Taré en Harán.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…